LECTOESCRITURA

 

LECTOESCRITURA 
Prelectura: el deseo de leer
El deseo  de leer constituye una condición primordial de la lectura. Sabemos que la lectura y escritura son indispensables en la vida de cada persona. Es evidente que los alumnos que fracasan poseen niveles deficientes en lectura y escritura.
El proceso de la lectoescritura es complejo y los niñ@s que están empezando a leer y escribir pasan por diferentes etapas, por tanto espero  que las pequeñas nociones e información  que os voy a dar os sirvan de ayuda. 
A los  niñ@s desde bebés ya les gusta manipular los libros; pues el primer contacto con los libros es físico, ya que existe un cierto placer cuando se pasan las hojas, al escuchar el ruido.Y hoy en día en el mercado existe  gran variedad de libros de cartón duro, de tela  y plastificados. 
Después es la imagen lo que le atrae. Y por último diferencia el texto escrito del dibujo.
Los niñ@s buscan en los libros elementos familiares, vividos o relacionados con la televisión. Suelen coger los mismos libros, los que conocen o los que el adulto les ha leido.
El rol del maestr@ es estimular para que acudan a los libros.
No esperéis a que vuestros hijos ya sepan leer para comprarles un libro, pues el niñ@ mira  e interpreta los dibujos, imágenes  e ilustraciones de los cuentos, de los libros…y juega con ellos inventándose historias con las imágenes.
Por tanto además de gustarle mirar libros y cuentos, también le gusta que le cuenten y le lean cuentos, y pequeñas historias de cuando su papá y mamá era pequeños. De esta forma va tomando conciencia que el texto se utiliza para contar una historia o para comunicar cierta información. Comienza a familiarizarse con la lectura y escritura; asocia una imagen al mensaje trasmitido o contado, diferenciando el texto escrito  y las imágenes. Además los niñ@s identifican las palabras con dibujos y una de las primeras palabras familiares  que reconoce es su propio nombre

Van tomando conciencia de que a cada grafía le corresponde un sonido y que los símbolos escritos tienen un significado. De  ahí la importancia  de que estimulemos el lenguaje oral desde edades muy tempranas.
Los niñ@s acostumbrados a tener libros, ver a sus padres leer les motivará más la lectura.
 Hablar y cantar al niñ@ desde su más tierna infancia, lo despierta a los sonidos de la lengua y a las estructuras lingüísticas, lo que facilitará su aprendizaje de la lectura y de la escritura.
Si habéis observado a veces hacen como si leyesen un libro o cuento que tienen entre sus manos, fingiendo de esta manera que está leyendo. Está interpretando las imágenes a su manera.

Debemos respetar el ritmo de aprendizaje de cada uno. A igual que hay quien anda a los nueve meses otros andan al año y medio. Pues el aprendizaje de la lectoescritura ocurre igual. Cada persona tiene su propio ritmo  y ese debe ser el punto de partida. El aprendizaje de la lectura y escritura depende del "nivel madurativo",es decir cuando puede aprender sin esfuerzos. 
Si el niñ@ puede tener a mano libros, tebeos, cuentos, revistas... que le divierten, entretienen, informan y satisfacen su curiosidad, es muy fácil que llegue a desarrollar el gusto y la necesidad de la lectura y escritura.
Leerles o contarles cuentos en voz alta e incluso podéis poner el nombre del niñ@ al protagonista del cuento para que de esta forma participe y ponga más interés, sintiéndose más protagonista. El manejo de cuentos supone una fuerte motivación para el aprendizaje de la lectoescritura.

Para aprender a leer, el niñ@ debe aprender a:
  • Hablar con claridad y participar en conversaciones. Por ello es conveniente  hacer preguntas o comentarios sobre el cuento o historia que se le haya contado para comprobar que  lo ha comprendido.
  • Habla con tu hijo, es muy  importante hablar con el niñ@ y animarlo a hablar. La comunicación oral constituye la base del aprendizaje. El niñ@ se inicia en la lengua a través de la escucha y de la palabra.
  • Es conveniente pedir al niñ@ que os cuente lo que ha hecho durante el día: en la guardería, en el colegio, en el parque, en casa de los abuelos o de un amigo, cumpleaños de un amigo, etc.…   o donde haya estado. Y a la inversa lo que vosotros hayáis hecho o vais a hacer. 

  • Leerle o contarle  al niñ@ cuentos desde muy pequeñit@. Leerles en voz alta va a permitir que aprendan a escuchar, a prestar atención y a expresarse mejor ampliando su vocabulario. Lee despacio para que el niño tenga suficiente tiempo de asimilar mentalmente lo que pasa en la historia. Que el niño pueda expresar sus ideas y plantear  preguntas. Los cuentos con esas historias de princesas, lobos, hadas y gigantes les gustan mucho a los niñ@s. Esos cuentos contados de generación en generación, clásicos e inmortales (Caperucita roja, Los siete cabritillos, La ratita presumida, Blancanieves, Garbancito, La cenicienta, los tres cerditos, etc…), son los preferidos. Y aunque se lo cuentes muchas veces no se cansa, e incluso le gusta adelantarse a lo que va a suceder. Los cuentos inmortales son los que despiertan más interés, a pesar de los cuentos modernos que existen en el mercado.
  • Anima al niñ@ a hablar de lo que piensa o siente. Canta canciones o recita poemas infantiles, animándolo a cantar o a recitar junto a ti. O juega con él a decir rimas, trabalenguas o adivinanzas.
  • Escucha a tu hijo leer. Cuando el niño comienza a leer, es muy importante para él que lo escuches leer en voz alta. Leer en voz alta le permite ejercitarse, mejorar y adquirir mayor seguridad. Debe leer contigo, pero también debes animarle a que lea sólo. 
  • Pronunciar correctamente todos los fonemas o letras de nuestro abecedario. Lo que conlleva una pronunciación clara y correcta para la lectoescritura.



En cuatro años es capaz de:
    Leer:
  • Libros de imágenes: es la lectura que el niñ@ hace cuando tiene un libro en sus manos.    
  • Palmear palabras.
  • Pictogramas: los pictogramas (imágenes coloquialmente hablando) son el primer código que el niñ@ acepta y le gusta.
  • Frases pictográficas con palmadas: incluyendo dibujos de acciones ( amar, leer, comer, correr, dormir, beber, andar, volar...).
  • El tiempo con dibujos: sol, lluvia, viento, nublado, nieve...Las estaciones: el frio y el calor.
  • Láminas de distintos temas.
  • Su nombre propio y el de algunos compañeros.
  • Fotografías o dibujos: de animales, de objetos, alimentos,...
  • Algunas palabras más familiares al niñ@: papa, mama, yo..  
  
La edad de la lectura analítica es de "5 años y medio a 6 años y medio"
Será en cinco años cuando  ya será capaz de: 
  • Asociar a cada una de nuestras letras del abecedario  su sonido y gesto.
  • Leer palabras ya trabajadas con apoyo gestual, fonético y visual.
  • Leer e identificar las palabras con dibujos de forma automática o comprensiva.
  • Asociar una palabra a su dibujo para comprender su significado.
  • Identificar su nombre y el de sus compañeros.
  • Pictografiar frases sencillas con los fonemas trabajados.
  • Comprender  lo que lee.
  • Dado un dibujo, escribir el nombre que le corresponde.
  • Escribir palabras. 
  • Escribir palabras al dictado.
  • Escribir frases sencillas, sin fijarse, separando las palabras.
  • Dar frases desordenadas para ordenarlas.
  • Y es capaz de utilizar el punto y final al escribir la frase.
  • Si  el niño  es capaz de discriminar auditiva y visualmente  los diferentes fonemas  o letras, aprenderá a leer más fácilmente que el que no es capaz de diferenciarlos.
  • Es capaz de encontrar palabras que comienzan con un sonido determinado, por ejemplo /ma/: mama, mapa, mano,  etc.
  • Y si además es capaz de encontrar las letras que conoce asociando los sonidos: /m/ + /a/ + /m/ + /a/ = mama ( se le da letras sueltas y pone la palabra).
Es conveniente que la introducción de los fonemas se realice  con    soporte gestual y onomatopéyico partiendo de dibujos.
Nuestra lengua española nos permite enseñar a leer y escribir de forma  sistemática ya que cada una de nuestras letras del abecedario y con las cinco vocales podemos enseñar a  leer y escribir poquito a poco: formando las sílabas, las palabras y las frases.
No existe ningún método de Lectoescritura  perfecto, ni bueno, ni malo depende de las expectativas que uno tenga.
Leyendo mucho, particularmente en voz alta y bajo el cuidado de un adulto, el niño aprenderá a descifrar y a reconocer las palabras, y cada vez leerá más rápido.

PREESCRITURA  
                      
Al igual que finge que está leyendo, finge que escribe, y hace garabatos o dibujos en un papel, mesa o pared. Por ello es conveniente proporcionarle un cuaderno en blanco o papel para que haga lo que quiera y así evitar que nos escriba en la mesa, suelo o paredes de casa. El rotulador grueso es muy bueno para esta actividad.
El docente tiene que pretender que el niñ@ escriba con un trazo firme, seguro, dominio del pulso, del lápiz, del enlace y personalidad propia.
Hay que entrenar mucho la direccionalidad, es decir, orientar al niñ@ el comienzo de cada una de las grafías y dirección correcta.

Es conveniente.
  • Hacer dibujos libres.
  • Hacer dibujos motivados: un cuento, una poesía, una canción, una historia explicada, una experiencia...
  • Confeccionar entre toda la clase libros de imágenes.
  • Garabatos libres.
  • Grafías copiadas.
  • Grafías reproducidas.
  • Picar, modelar, repasar y reproducir fonemas.
  • Picar, modelar, repasar y reproducir los números. 
A continuación presento pasos a seguir con las grafías. Pasos previos a la escritura:

Después de todos estos pasos el niñ@ será capaz de realizar el enlace de todas los fonemas de nuestro abecedario, de la "a" a la "z".
La representación del esquema corporal  o figura humana, a todo niñ@ le encanta realizar. Por tanto aquí presento como va evolucionando en distintas etapas dicha representación. A los tres años el "sol", a los cuatro "el renacuajo" y a los cinco " la figura humana". Hay que tener en cuenta que cada una de ellas es al comienzo de cada una de dichas edades.